viernes, 4 de marzo de 2011

‘Destino oculto’: K. Dick, en versión romántica

Hoy llega a las carteleras, Destino oculto, la enésima película protagonizada por Matt Damon en los últimos meses. El prolífico actor se ha puesto al servicio de George Nolfi, guionista de El ultimátum Bourne y Oceans’s Twelve, para apadrinarle en su salto a la dirección. Responsable también del libreto, Nolfi toma como punto de partida el relato ‘Equipo de ajuste de Philip K. Dick para orquestar un thriller romántico con tintes de ciencia ficción en el que lo mejor de todo –historia a un lado– es la química que desprende la pareja formada por Damon y Emily Blunt.

Él es un político (vendedor de seguros en el texto original) con una carrera prometedora pero demasiadas salidas de tono. Ella, una bailarina destinada a triunfar en el arte. Ambos tienen un destino escrito, predeterminado, que les hace ir hacia un lado y tomar una decisión en lugar de otra. Pero, ¿quién ha trazado el plan? Y… ¿qué pasa cuándo el azar entra en juego? Ahí está el punto de arranque de la película, que plantea el eterno dilema entre el destino y el libre albedrío.

En Destino oculto unos señores con sombrero y traje, como los Ocultos de Dark City, se desplazan a sus anchas por las teatrales calles neoyorquinas trazando los designios de un jefe supremo que controla la vida de toda la humanidad. Sí, tiene mucho de la película de culto dirigida por Alex Proyas. La diferencia es que ésta –sin ser mejor o peor– es mucho menos oscura, mucha más romántica y está abierta a todos los públicos.



Foto: Andrew Schwartz © 2011 Universal Studios.

1 comentario:

Paolo dijo...

Sí, es una tendencia de Hollywood eso de 'romantizar' a la fuerza a Dick...